lunes, 19 de diciembre de 2016

Montmartre, un pueblo dentro de París

Bajada desde la casa de
Maurice Neumont
Montmartre es una colina de 130 metros de altura (m.s.n.m) situada en la orilla derecha del río Sena, en el XVIII Distrito de París, principalmente conocida por la cúpula blanca de la Basílica del Sacré Cœur ubicada en su cumbre.

Pero en Montmartre hay muchísimas más cosas interesantes que ver, como la plaza de Tertre o de los pintores, el cementerio del Calvario, las escalinatas del barrio sobre la colina, los restaurantes, la cripta de San Dionisio, los "últimos" viñedos de París ... 

... y algunas chorradas, como el tiovivo de Amelie, las tiendas de recuerdos, el funicular o el cercano Moulin Rouge.

El recorrido espontáneo nos deparó gratas e inesperadas experiencias superficiales.


Qué vimos en Montmartre

• Después de la experiencia nefasta del café Hardware Société en la calle Lamarck, nos internamos en las callejuelas animadas de la colina.

La misteriosa
Maison Neumont
• En la Place du Tertre se pueden ver muchos pintores pintando por diversión y para ganar algo de dinero con los turistas.

Algunos retratistas son realmente buenos, aunque proliferan como las palomas. Da la impresión de que con una palmada emprenderían el vuelo.

• La iglesia de Saint-Pierre, con sus 3 puertas de bronce y su mercadillo, fue un extraño encuentro, porque en principio la creí adosada a la basílica. En realidad se trata una iglesia muy singular y la más antigua de Montmartre en pie.

• La casa art decó de Maurice Neumont, en la Place du Calvaire, artista, pintor y litógrafo. Canta a la legua el mensaje que quería transmitir a los de su cuerda, con dos ojos oblícuos en su puerta, una mirilla de tela de araña y dos lechuzas en lo alto de la casa mirando en distintas direcciones.

Maurice Neumont
Journee du Poilu*
• El Espace Dalí, es un museo dedicado a las obras del artista surrealista, que no sé si tuvo algo que ver con el barrio.

• El busto de la cantante Dalida, con sus pechos abrillantados de tanto manoseo. Descubrimos en flagrante delito por qué nunca tienen polvo.

• Los muros de piedra de la Rue des Saules, con figuras aberrantes incrustadas. Circulando a su sombra experimentamos el frío que pueden llegar a dar unas cuantas piedras.

• Los viñedos de Clos-Montmartre, realmente bonitos y ubicados a solana en una cuesta encantadoramente de pueblo.

En Montmartre son una de las curiosidades más típicas para ver. Se les define como los únicos y últimos viñedos de París, que dan cuenta de su pasado agrario. Aunque ahora hay muchos más en París.


Bajando la Rue des Saules, al fondo Sacré Coeur
Son los restos de una zona que a principios del siglo XIX estaba todavía cubierta de viñas, chozas y unas decenas de molinos de viento.

En la década de 1930, un grupo de artistas locales decidió recuperar el cultivo de la uva, que languidecía en Montmartre, y pidieron al gobierno que les concediera tierra para ello.

Desde entonces, la dedicación de los trabajadores consigue producir 1.500 botellas de medio litro de las uvas gamay y pinot noir en 1.556 m², con cuya venta se financia el árbol de Navidad cada año.


Viñas de Clos-Montmartre
Si queremos visitar los viñedos existe la posibilidad de hacerlo el primer sábado de octubre, durante el festival de la cosecha o de la vendimia (Fête des Vendanges de Montmartre).

Se trata de una fiesta vinícola que se celebra desde el restablecimiento del viñedo en 1933, que incluye desfiles y actividades diversas.




Cara en Rue des Saules

La casa de Maurice Neumont


Muro en Rue des Saules


Notas

*Poilu es como se conocía al soldado francés de la Primera Guerra Mundial.


Enlaces
Montmartre, 1904

El viejo Montmartre en fotografías

Los últimos viñedos de Montmartre

Dalida en Montmartre

La Maison Neumont

El Moulin de la Galette, retratado por varios artistas

Los últimos molinos de Montmartre

El ilustrador Maurice Neumont

Espace Dalí



Colina de Montmartre durante la explotación
de las minas de yeso, postal de1804
Fuente: e-bay

Las canteras y los molinos

En los siglos XVIII y XIX hubo una gran cantidad de minas de yeso en Montmartre.

Un diente fósil encontrado en una de estas minas fue identificado por Georges Cuvier como un equino extinto, al que llamó Palaeotherium, el "animal antiguo". 

En la postal puede verse uno de los molinos típicos de Montmartre. Actualmente sólamente quedan dos de los molinos: el Radet y el Bute-Fin. Los molinos formaban con los jardines y la granja el famoso conjunto del Moulin de la Galette, conocido por el famoso y bello cuadro de Renoir, si bien era un lugar mucho más cutre de como lo retrató el pintor.



Plano de Montmartre

Ruta por Montmartre contenida en este artículo