viernes, 12 de julio de 2013

Fin du siècle, crónica de una performance fotográfica

Bar La Inopia, Malasaña

Entro en la Inopia …

Una ristra de huevos negros estuchados en un gel transparente se descolgaja por las anfractuosidades de un vestido rojo. Sobre él, un rictus de carmín que me saluda.

La gran lámpara de hojas de roble da sombra a la escena artística, plagada de nacionalidades: coreana, australiana, checa, alemana, finlandesa … y vallisoletanías, aunque un madrileñismo muy camp compartía barra y palabras con una psicoterapeuta de París.

La serie “Arquitectura”  se intercalaba entre los bosques taurinos, mostrando el rico y amplio registro de la autora, muy de experimentar últimamente.


De la serie "Arquitectura"
Aunque su exposición de fotos era el leitmotiv, fue su performance social el principal objeto de interés: una colección abigarrada, un verdadero collage de al menos 3 psicólogos cuerdos, 2 músicos de jazz, un historiador caqui, una filósofa feminista, un actuario, un antropólogo hambriento, una motera en sandalias y ningún perro … Otros más que se acercaron creo que no me dijeron ni su profesión.

En el arranque de la trama de este vodevil, el antropólogo acabó con dos trozos de tortilla que yo le había pedido al camarero. Nada, excepto una sonrisa de caníbal satisfecho, lo delataba, pues no se dejó ni las migas sobre la barba.

Jutta ha agrupado una colección interesante, consiguiendo disecar varios viejos tigres asiduos de su escena. Otros bípedos inanes aparecieron luego, torpones y aterrados; y un bullicio tardo-maduro asentía los progresos de la Pfannenschmidt, la fotógrafa alemana-madrileña más chic del momento y una de las juttas más famosas de Google.



Proclive como estaba a rendirme al fin de siglo de Jutta, Christine Rendina me susurró una quedada para escribir de su técnica del siglo XX y un no sé qué transporte de una misteriosa y seductora obra suya desde una galería de Helsinki.






La convocatoria fue un éxito; las imágenes lucirán tres días colgadas para evitar su putrefacción, después saltarán a … aún no sé dónde, huyendo del cierre gubernativo por ruidos de esta sala con cañas, y así nuestras voces de hoy quedarán para siempre atrapadas y transportadas entre las esquinas duras de una obra fotográfica que es parte de la actuación continua y vital de esta artista feraz e ignota, aún.




Dónde y cuándo

Jutta Pfannenschmidt
Exposición "Fin du Siècle" en el Bar La Inopia.
Corredera Baja de San Pablo, 49. Madrid.

Sólo hasta el sábado 13 por la mañana por obras del local. A partir del domingo 14 la exposición será visitable en el bar La Jauría, en la cercana calle Colón.









miércoles, 10 de julio de 2013

San Fermín 2013, las tetas de la discordia

Fuente: Internet
Astados, senos y molestos sujetadores

Echarle la culpa a los machistas y a los toros de lo que pasa cada año en San Fermín es tener muy poco mundo y ser tan dogmático como malintencionado.

La manipulación interesada de una foto con una chica semidesnuda a hombros en el San Fermín de este año, ha dado pie a que las estrechas y crédulas –mentes- de algunas personas vean una previolación o un abuso sexual consumado, no consentido por “la mujer” como ente filosófico y político, que no como persona de libre albedrío y con personalidad individualizada.

Eso es lo que se extrae del  enfermizo artículo de Emilia Laura Arias Domínguez, en el que una foto de tantas de esa fiesta le da pie para las especulaciones y militancias más torticeras e interesadas, atacando al “macho", al machismo y al hombre mismo, poniéndolo en la picota junto a las corridas, los toros y todo lo taurino, siendo el toro mismo víctima del hombre cavernícola español, un prototipo imaginario al que le gustaría ver rodando descabellado en una plaza.

La famosa foto en San Fermín 2013
Las manifestaciones juveniles masivas, como conciertos o partidos de fútbol son proclives a la exhibición de senos desnudos, tal vez por el calor que dan sostenes y camisetas entre tanta masa, tal vez por el exhibicionismo femenino –al estilo de los músculos de los hombres- o mejor y más explicativo: por una excitación que ocurre en bastantes mujeres al verse rodeadas de tanto hombre y tanta gente, algo –por otra parte- normal, comprensible y seguramente más saludable de lo que parece, pues no es más histérico que escribir artículos desde el dogmatismo, la estrechez de miras y el desconocimiento más absoluto de la psicología y la sociología juveniles de estos tiempos.

Femen en París
Así Femen, el grupo de prostitutas activistas ucranianas, se desnuda, corta cruces y provoca por media Europa y es tolerable. También lo es pasear desnudo en bicicleta por Valladolid, manifestarse en pelotas contra los toros o despedir a los maridos enseñando las domingas en un puerto militar. Pero es inadmisible cuando hay hombres cerca, “babosos y sobones”, como si excitarse ante la visión de la desnudez femenina fuera la mayor de las aberraciones contra natura.

San Fermines
A continuación presento una amplia galería de fotos tomadas de Internet, tal vez algunas con derechos de autor, que serán inmediatamente retiradas a requerimiento de sus legítimos dueños o involuntarios modelos. 

En ellas se muestran lo infelices y forzadas que están las mujeres en esos momentos y cómo repugnantes hombres heterosexuales y sobones las humillan, abusan de ellas y traumatizan con descaro, con consentimiento de las autoridades más conservadoras y retrógradas … y todo esto en un despreciable ambiente taurino, lleno de chorretes de vino provenientes de botas y porrones,  toros y alegría, que es lo que más jode a las avinagradas e insatisfechas sociales, refiriéndome a las personas envidiosas, claro.



Kate Perry

Lady Gaga

Antitaurinos Time Square

Eufórica y desnuda















Enlaces

Artículo de Emilia Laura Arias Domínguez

Otra referencia
http://memesfeministas.wordpress.com/2013/07/10/tetas-toros-y-asco/

Las guiris desfasando en San Fermín